Atención psicológica

Se hace camino al andar… Es posible que dos psicólogos, cada uno con una forma de trabajar y una experiencia diferente, logren el mismo objetivo aunque los medios sean distintos.

Yo concibo la psicología como una caja de herramientas al servicio de las personas.

No entiendo mi papel de psicólogo, ni quiero que se parezca, al del médico tradicional que mira unos resultados, rellena una receta y dice: tómate una pastilla cada ocho horas, sin más explicación. A veces soy un psicólogo heterodoxo, pero estudio día sí y día también, y dedico muchísimas horas a cada persona fuera del tiempo de la sesión para poder serlo. Soy espontáneo, relato anécdotas de mi propia vida y propongo cambios activos desde el primer contacto. No me coloco ni por encima ni por debajo de nadie, sino a su lado.

Mi desempeño como psicólogo es personalizado, profesional y basado en herramientas y técnicas con evidencia. Trabajo en el despacho con las personas y fuera de él les envío ejercicios, resúmenes de lo hablado, esquemas y lecturas, para complementar. Mi intervención incluye:

Evaluación psicológica.

Asistencia y asesoramiento psicológicos.

  • Entrenamiento en habilidades cognitivas.
  • Entrenamiento en habilidades de control emocional.
  • Entrenamiento en habilidades instrumentales.
  • Entrenamiento en habilidades interpersonales.

Elaboración de informes psicológicos.

Mediación.

Trabajo por videoconferencia o a domicilio, si la persona lo desea.

Estos servicios garantizan la confidencialidad y están dirigidos a restaurar y mejorar el bienestar emocional y relacional de la persona, pareja o familia, y no incluyen la prestación de servicios clínico-sanitarios que atienden patologías como la esquizofrenia, bipolaridad o anorexia nerviosa.

Cuando uno tiene que ayudar (…) a quien está sufriendo, debe echar mano de todos sus conocimientos y de todas sus técnicas, no importa de donde vengan”. Salvador Minuchin (psicólogo y psiquiatra infantil)